viernes, 11 de noviembre de 2016

Instituto de Contadores Publico de la Republica Dominicana
Filial San Cristóbal    2016  -  2018

El instituto de contadores de la Republica Dominicana es un organismo creado por ley para regular la contabilidad en nuestro país.
Somos miembros de las instituciones  internacionales de regulación de la contabilidad.
La Asociación Interamericana de Contabilidad (AIC) es una entidad civil sin fines de lucro, constituida en el año 1949 con el objetivo principal de unir a los contadores del continente americano, asumir el compromiso de su representación en el hemisferio y promover la elevación constante de su calidad profesional, de sus conocimientos y de sus deberes sociales. La AIC es reconocida como la organización contable internacional más antigua del mundo.
También La IFAC que es la Federación Internacional de Contadores públicos, creada con el objetivo de servir al interés público, y de fortalecer al profesional contable en el mundo; ayudando de esta forma al crecimiento económico, estableciendo en los distintos países normas profesionales de una calidad alta, y fomentando el cumplimiento. Compuesta por más de 175 miembros y asociados en mas de 130 países y jurisdicciones, lo que representa casi 3 millones de contadores en la práctica pública, la educación, el servicio del gobierno, la industria y el comercio.

Por estos organismos en nuestro país contamos con normas internacionales de contabilidad, normas internacionales de auditoria, normas internacionales de información financiera y normas internacionales para el sector público, (NICSP) entre otras.
La ley 633 del 16 de junio 1944 que regula la contaduría pública en la Republica Dominicana, es una ley que requiere actualización a los nuevos estándares de calidad de la contabilidad y las finanzas nacional y es un paso que las nuevas autoridades debemos incentivar no solo en nuestra institución INSTITUTO DE CONTADORES también en las universidades con el apoyo del ministerio de educación superior en la actualización del pensum.   

Resalto que es una iniciativa que las nuevas autoridades han tomado como reto, encabezado por el presidente nacional del INSTITITO DE CONTADORES, periodo 2016-2018   LIC. FELIPE MOTERO.
Desde el inicio de la contabilidad por partida doble (1494) Lucas pacioli  a quien conocemos padre de la contabilidad. La misma ha avanzado, desde el uso de libros manuales a los imponentes cambios de la tecnología que han permitido un mejor desarrollo en los procesos operacionales, y hoy tenemos lo que ya conocemos como contabilidad en la nube, Contabilidad que puede ser manejada desde una aplicación móvil o dispositivo digital de las más avanzada tecnología, Estos avances deben ir de la mano con el contador moderno de hoy en Día.
El contador debe estar preparado más que nunca, porque nuestro país no solo hacer operaciones económicas locales y nacionales sino que en los libres mercados, tenemos tratados internacionales que el contador debe manejar con profesionalidad.  Y tener dominio de los cambios de la economía de inversión internacional de los mercados de valores.

Retos : Las instituciones publica de regulaciones financieras deben ser un lugar donde los contadores de hoy no solo sea operarios, sino que también puedan ser entes de opinión que resalte nuestro profesionalismo. Tanto que podamos ser elegidos por el poder legislativo o ejecutivos como incunventes de instituciones financieras del gobierno, en la que sito algunas,  Dirección general de contabilidad gubernamental, bajo la ley 126-01, Cámara de cuentas y entre otras instituciones que regulan las finanzas del gobierno central. 

Llamamos a una lucha pero que no sea entre nosotros, sino en una revolución educativa de aprendizaje constante para que el profesional de la contabilidad pueda ofrecer un mejor servicio a la sociedad.
Como presidente electo de la filial del instituto de contadores de esta provincia de san Cristóbal, y un equipo de trabajo que me acompaña, el apoyo de todos los ex-presidentes y de todos ustedes nos comprometemos a trabajar con ahínco en mantener un proceso de educación continuada, para que todos los contadores puedan ofrecer un servicio de mejor calidad en sus diferentes lugares de trabajo.

   
Brevemente presento el programa de trabajo: 
1-   Trabajaremos en el proceso de mejora de nuestro centro filial, s.c.
2-   En planes de integración de los contadores a su gremio.  
3-   Mejorar los proceso de educación continuada abriendo puerta a la tecnología y mantener los proceso de aprendizaje continuo.
4-   Daremos charlas de orientación a los nuevos contadores sobre la ley 633 y su reglamento 2032, y motivación a la obtención de su exequátur.
5-   Incentivar el cooperativismo para que el contador no solo sea operario de asientos contables, sino también pueda ser inversionista con la recién autorizada, ICPARDCOOP. Y pueda así mejorar su desarrollo económico.
6-    Mantener la educación continuada activa en nuestra filial por medio de DIPLOMADOS, SEMINARIOS, CURSOS Y TALLERES.
7-   Tener una constante comunicación con la cede Nacional y las regionales del Instituto de Contendores, con otras filiales, provinciales,  para intercambiar ideas de trabajos y para mejora de nuestro gremios.
8-   Trabajar para que otras provincias de esta región sur tengan una filial del instituto de contadores.
9-   Incentivar la capacitación a los colegas en diferentes áreas. Como idiomas y maestría de ceremonia para estar más preparado en un país cada vez más globalizado.  Entre otros.
____________________________________________________________________________
  Lic Samuel Hernández, cpa    / samyelias1975@gmail.com
Presidente de la filial San Cristobal Periodo 2016-2018

       Instituto de Contadores Publico de la Republica Dominicana       1 Octubre 2016 

jueves, 3 de septiembre de 2015

El futuro de las PYMES

En los últimos años se observa un progresivo incremento en el uso por parte de las empresas de aplicaciones derivadas de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Este proceso crea una relación de dependencia entre el aprovechamiento de las ventajas derivadas de esas aplicaciones y la competitividad empresarial. Además, surgen nuevos conceptos de empresa que requieren formas organizativas distintas y se producen transformaciones en las funciones de aprovisionamiento y de comercialización de los productos.

El modelo de empresa del futuro se caracterizará por un uso intensivo de estas tecnologías, por una mano de obra muy cualificada y con mentalidad de cambio permanente, estructuras organizativas flexibles, colaboración con otras empresas para conseguir objetivos comunes y con una orientación de toda la organización hacia la calidad y el servicio al cliente. En España existen cerca de dos millones y medio de empresas, de las cuales el setenta por ciento corresponde a empresas individuales constituidas por autónomos, el 95% con una plantilla inferior a diez trabajadores y sólo el 0,7% del total de empresas tienen más de cincuenta empleados.

Por este motivo, uno de los principales motores de la economía española tiene que estar relacionado con el buen funcionamiento del colectivo de PYME, que sepa aprovechar la flexibilidad que le proporciona su menor tamaño para adaptarse de forma rápida a entornos y mercados cambiantes y que además pueda sacar provecho de las oportunidades que surgen del empleo de aplicaciones de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

En la actualidad, algunos de los problemas que una PYME presenta, o algunas de las debilidades que afectan a su capacidad y en ambos casos frente a los procesos de internacionalización de actividades y de globalización de mercados son:

•Una operativa demasiado vinculada a sectores especializados y sobre los que hay una gran experiencia. Pero con enormes dificultades para acceder a otros sectores que pueden contener ocasiones nuevas de éxito. A veces la especialización no exime de estar ávidos por incrementar nuestra cartera de servicios y oportunidades.

•Búsqueda incansable de resultados a corto, sin prestar atención a los planes de estrategia a futuro o largo plazo. En muchos casos y debido a los condicionantes de tesorería o compromisos de pago, las PYMES no pueden atender con comodidad a un análisis relajado de las opciones estratégicas de futuro y plantear inversiones encaminadas a esos objetivos a largo.

•Recursos muy limitados, tanto humanos como técnicos o económicos. Escaso apoyo por parte de entidades financieras en procesos de innovación. Las entidades de crédito asfixian o imposibilitan a las pequeñas empresas acceder a vías de financiación sin excesos de garantía o aval. Asimismo, y ya de por sí, la capacidad de inversión de las PYMES está limitadísima.

•Baja cualificación del personal directivo que escapa a empresas más grandes en busca de seguridad y nóminas más altas, yendo en detrimento del capital humano de la PYME. Los buenos directivos de las pequeñas empresas, a menudo son emprendedores, que encuentran la limitación del crecimiento en capital humano en sus tesorerías. En muchos casos ello les obliga a hacer de auténticos “hombres-orquesta” para sacar adelante un negocio, con el trabajo equivalente de 12 personas. Pero sin quitarles ningún mérito y brindándoles toda mi admiración, lo más probable es que se hagan muchas cosas mal, o no se llegue a todo, o el estrés los consuma, para finalmente acabar en un crecimiento más lento y costoso de lo que debiera.

•La toma de decisiones es a menudo fruto de la experiencia acumulada, e intuitiva. Falta reflexión, trabajo en equipo, análisis sectorial o estudios de mercado. El conocimiento y su gestión juegan un papel primordial hoy en día y no podemos relegarlo a meras “intuiciones” sin fundamentos analíticos. Con ello no le resto valor al “olfato” empresarial que poseen muchas personas, pero le doy más valor si además ese “olfato” se basa en una retahíla de premisas o escenarios previstos y analizados.

•Mala gestión del conocimiento. Las pequeñas empresas todavía desconocen y en gran número, que poseen un activo muy valioso: el conocimiento empresarial y por ello no saben aprovecharlo.

•Individualismo exacerbado que lleva a actuar en solitario sin compartir recursos y evitando la relación interempresarial. ¿Quién no conoce una empresa recelosa de cualquier “posible competencia”? Pero hay que saber que a veces, y guardando los secretos, se puede llegar a acuerdos de muchos tipos con empresas afines o totalmente distintas. Es muy interesante el dato de que cobra envergadura uno de los negocios exitosos del Grupo Intercom , “Acambiode.com” : Un mercado virtual para empresas y profesionales autónomos interesados en el intercambio de bienes y/o servicios, sin dinero.

•Imitación frente a innovación, por lo que no se adecuan a necesidades sino a tendencias de moda, especialmente en el campo de las nuevas tecnologías. Cuántas empresas tienen una página web para poder decirlo, o para poder ponerlo en sus tarjetas de visita. Esto produce un desaprovechamiento de las inversiones que en muchos casos llegan a ser costosas.

Pero no todo es tan trágico ni tan negativo. Éstos puntos son barreras reales, pero no imposibles a un cambio hacia el futuro próspero de la PYME. Hoy en día incluso puede jugar con ventaja en muchos aspectos una PYME frente a una gran empresa. El dinamismo y flexibilidad que las caracteriza son la envidia de los firmes y lentos movimientos de las grandes. La tecnología hoy en día juega un papel de enorme importancia en lo que a oportunidades se refiere.

Los avances técnicos han configurado desde siempre mejoras productivas y avances en los procesos. En la actualidad, esto se ha visto incrementado por la incorporación de aplicaciones derivadas de las tecnologías de la información y las comunicaciones. Las empresas tiene a su disposición un acervo inconmensurable de herramientas tecnológicas para intervenir y gestionar con la máxima eficacia todos y cada uno de los departamentos, áreas, actividades o procesos de su sector. Y aún en el caso de que alguna no existiese pueden hacerla a medida, según sus necesidades. Ni el software ni el hardware de nuestros días suponen un problema para los presupuestos de una PYME.

El proceso de incorporación de las nuevas tecnologías es imparable y no se cuestiona, no así en cambio sus tipologías. Este último punto me ha recordado a un episodio que dependiendo de la edad del lector recordará con mayor o menor claridad. Me refiero a la aparición simultánea en el mercado de los aparatos reproductores de vídeo. Seguro que Vd. recuerda el primer aparato que compró. ¿Qué sistema utilizaba? ¿VHS, Beta, 2000...? Se acabó imponiendo el VHS y no necesariamente por tener mejor o peor calidad, fue por condicionantes de mercado.

Tal vez el ejemplo no sea el más adecuado, pero creo que podemos utilizarlo. El concepto en ese momento era tener un equipo reproductor de vídeo y el debate se centraba en el sistema que había que utilizar. Y la historia se repite una y otra vez... Aparecen las tecnologías en concepto y se aplican en sistemas mejor o peor elaborados, que acaban por mejorarse, renovarse o desbancarse. Un caso parecido es el de nuestra telefonía móvil, la aplicación tecnológica conceptual es permitir las comunicaciones inalámbricas y móviles, pero sus aplicaciones prácticas han sido la telefonía móvil analógica, en España con Moviline; el GSM telefonía móvil digital, y el UMTS de comunicaciones avanzadas. Curiosamente entre el GSM y el UMTS han aparecido y apenas emergido otros sistemas alternativos desbancados de calle por el último. Destaca aquí la diferencia de espacios en tiempo de aparición de sistemas, concentrados casi todos en el último período de aplicación tecnológica. Difícilmente vuelva a ocurrir un fenómeno parecido al de los aparatos reproductores de vídeo.

Todos aprendimos de ello, pero lo que quiero decir es que una breve reflexión y estudio antes de dar un paso nunca estará de más; y cuando lo hayamos dado exprimamos a fondo esa tecnología, pero pendientes de la que surgirá enseguida. No nos desanime, al contrario nos empuje a ser más competitivos. Pero volvamos al tema que nos ocupaba y tomemos como base la PYME como organización enfocada hacia el cliente.

Las TI suponen un soporte tecnológico claro en cualesquiera de sus diferentes adaptaciones, ya sean sistemas operativos, pc’s, EDI, CAD/CAM, Internet, LAN, etc... que inciden directamente en las principales áreas de un marco empresarial. Como serían contabilidad, recursos humanos, diseño, logística, ventas, comercial, etc... Esta aplicación tecnológica y departamental lleva a la PYME cada más hacia unos objetivos, a veces por pura inercia, que podemos resumir en:

•Evitar tareas repetitivas.
•Disminuir errores.
•Eliminar el soporte papel
•Reducir burocracia•Flexibilizar procesos
•Incrementar los índices de productividad
•Mejorar el control de calidad•Añadir valor a los diseños
•Acceder a información elaborada
•Mejorar la gestión en la tesorería
•Mejorar los servicios de pre y post venta
•Abrir nuevos canales y nuevos mercados

miércoles, 13 de mayo de 2015

                                                   

INSTITUTO DE CONTADORES PUBLICO DE LA REPÚBLICA DOMINICANA

Requisitos de Membresía

  1.  LLENAR Y FIRMAR SOLICITUD DE INGRESO

  2.  COPIA DEL DECRETO FIRMADO POR EL PRESIDENTE

  3.  COPIA DEL CERTIFICADO U OFICIO DEL EXEQUATUR
  1. DOS FOTOGRAFIAS 2X2 DE FRENTE

  2. FOTOCOPIA DE LA CEDULA DE IDENTIFICACION PERSONAL

  3. UNA HOJA DE VIDA O CURRICULUM VITAE

  4. FOTOCOPIA  TITULO DE LICENCIATURA EN CONTABILIDAD

  5. UN CERTIFICADO DE NO ANTECEDNTES PENALES (ORIGINAL

  6. PAGAR EL COSTO DE INSCRIPCION ESTABLECIDO 

  7. PAGO TOTAL O PARCIAL, POR ADELANTADO, DE LA CUOTA  DE MIEMBRO DEL AÑO EN CURSO.    
  8.         
  
fuente :       www.icpard.org


martes, 12 de mayo de 2015

La contabilidad en República Dominicana

 

  1. Legislaciones de las instituciones relacionadas con la contabilidad.
3.    Base legal de la Contabilidad en la República Dominicana

La contabilidad llegó al nuevo mundo junto con su descubrimiento por los españoles. En España se utilizaba entonces el sistema por partida simple, el cual consistía en llevar las cuentas por cobrar y por pagar. Con ello determinaban lo que se poseía y lo que se adeudaba. Así determinaban el capital detenido ganancias o pérdidas comparando el capital actual con el anterior[1].
Nuestro paso de colonia española a dominación haitiana no modificó estos sistemas de control económico. Entre los tenedores de libros de la época se encontraba nuestro patricio, Juan Pablo Duarte, quien desempeña la función en el comercio propiedad de su padre[2].
La contabilidad propiamente dicha se establece definitivamente cuando los trapiches azucareros evolucionan hasta convertirse en enormes centrales gracias a la instalación de maquinarias movidas a vapor. Por un lado la caña de azúcar de Cuba y el de remolacha de Francia disminuían su participación en el mercado mundial. Con la clásica reducción de la oferta, el alza de los precios no se hizo esperar, estimulando las inversiones en ese sector.
Los capitales y técnicos que emigraron desde cuba hacia República Dominicana hicieron posible que la industria azucarera nacional se transformara sobre bases capitalistas, nuestra sociedad se articulaba definitivamente a la economía mundial[3]. La producción de azúcar en República Dominicana se liberó entonces del capital comercial local, pero quedó envuelta en una red de controles manipulados por banqueros y comerciantes de Estados Unidos de América. Esos intereses financieros decidirían en lo adelante todo lo relacionado con  la venta de azúcar así como el suministro de capital.
Los tenedores de libros y escasos contadores de aquellos tiempos originalmente tuvieron como centros de acción a los ingenios azucareros y la administración gubernamental, pero extendió a un sector más amplio de la economía. La demanda de técnicos fue tal que muy pronto llegó a sentirse preparados en asuntos contables.
La ocupación militar de Estados Unidos en República Dominicana, permitió que tanto los empresarios como el gobierno del país influyeran de manera decisiva en el manejo de la administración pública, estableciendo procedimientos y prácticas que se hicieron sentir incluso en el ámbito de los establecimientos privados. El gobierno militar extranjero fue el motor que consolidó, por la fuerza, la dependencia económica a los dominicanos, vigente todavía[4].
Las leyes promulgadas bajo el control militar estadounidense sobre presupuesto y contabilidad de las entidades públicas fueron impuestas para beneficios de los ocupantes militares y empresarios del país. El diseño y la aplicación de esa ley fueron de tal manera impuestos que sus efectos continuaron imponiéndose a pesar de la desocupación militar efectuada ocho años después. Esas leyes ampliaron la dominación de las empresas estadounidenses sobre la principal industria del país, la azucarera, la cual se erigió y desenvolvió desde entonces como prolongación tecnológica y financiera de la economía de Estados Unidos en evidente contradicción con el atraso económico de República Dominicana.
Al mismo tiempo, podemos presentar factores influyentes en el desarrollo de la contabilidad en República Dominicana podemos citarlos como han sido:
  • La grave situación económica que atravesó el país desde la primera República.  La primera institución bancaria que se estableció en la República Dominicana fue el Banco Nacional de Santo Domingo, creado en virtud de una concesión otorgada por el presidente Buenaventura Báez a la firma Prince & Hollester. Su atribución principal consistía en la capacidad de emitir billetes con la obligación de convertirlos en monedas de oro y plata acuñadas asumió la obligación de comprar un millón de “pesos fuertes” en bonos del gobierno y esos títulos adquiridos quedaban como garantía de la emisión monetaria de la referida entidad. Este banco tuvo una vida efímera debido a las precarias condiciones socio-políticas del país, como lo fue por ejemplo el primer empréstito extranjero en la República Dominicana llamado operación Hartmont.
  • En el gobierno de Horacio Vásquez se solicita un préstamo de 10 millones de dólares para construcciones públicas. Para aprobar dicho préstamo debía existir en el país los mecanismos necesarios para controlarlo, condicionando la organización administrativa y financiera del Estado dominicano, para esto se crea la Comisión Económica Dominicana, encabezada por Charles Gate D. Esta situación precisó más adelante el desarrollo de escuelas e institutos de contadores, como: el colegio Santiago, Instituto Rivas, García y García y el más conocido y existente en la actualidad La Escuela de Peritos Contadores, entre otros.
  • El 16 de junio de 1944, se promulga la Ley No. 633 sobre contadores públicos autorizados y sobre la escuela de peritos contadores. El desarrollo de la contabilidad ha seguido su auge convirtiéndose en la actualidad en una de las profesiones mas solicitadas en las universidades y centros de educación superior.
  • El impuesto sobre la Renta. Fue creado bajo la Ley No. 1927, luego modificada por la Ley No. 2344 esta última fue derogada por la Ley No. 2566. Con la promulgación de la nueva Ley No. 2642 de Impuesto sobre los Beneficios derogándose luego por la Ley de Impuesto sobre la Renta a partir de 1992 (ley 11-92). la cual incorpora el concepto de Renta como base de imposición, sustituyendo entonces beneficios por renta.

Para la fiscalización del uso de los recursos públicos existe la cámara de cuentas y la contraloría General de la República; a continuación se  presenta las relaciones estrechas que existen entre la contabilidad y las instituciones del Estado, como: Banco Central, Secretaría de Estado de Finanzas, Oficina Nacional de Estadísticas, etc. ostentando las bases legales de cada una a fin de comprender las conciernas de estas con la profesión contable.
Cámara de Cuentas[5]
Las funciones de la cámara de cuentas están señaladas en los artículos 78 al 81 de la constitución de la República. La misión principal es proteger el patrimonio del Estado dominicano, fiscalizando con independencia y eficacia la gestión de los administradores de los recursos públicos y rendir informe a la nación.
Secretaría de Estado de Finanzas[6]
Se originó el 6 de Noviembre de 1844. Entre alguna de las bases legales de la misma están: la Ley No. 855, de Rentas Internas; Ley No. 429, que entrega el gobierno dominicano la Dirección y Supervisión de las Aduanas; la Ley No. 2569, de Impuestos sobre Sucesiones y Donaciones; Ley No. 708, general de Bancos; Ley No. 1192, que crea el Código Tributario de la República  Dominicana, entre otras. 
Entre las funciones principales de dicha institución están:
  • Administrar las finanzas públicas, incluyendo las propiedades, fondos, créditos, recursos y obligaciones relacionados con la misma.
  • Recaudar los impuestos y rentas nacionales y efectuar los pagos del gobierno.
  • Administrar las deudas y los créditos del Estado, emitir e inspeccionar los valores públicos y las especies timbradas.
  • Rendir estados anuales de contabilidad a la cámara de cuentas, entre otros.
Contraloría General de la República[7]
Institución creada por la Ley No. 3894, en la cual la Oficina de Contabilidad General pasa a ser denominada Contraloría y Auditoria General de la República. Como parte de sus funciones se encuentran:
  • Llevar el registro de los contratos en que intervenga el Estado y cualquier entidad pública que represente erogaciones por parte de gobierno con personas físicas y morales.
  • Elaborar semestralmente un estado de la deuda pública haciendo un resumen de cada préstamo del gobierno y detallando el movimiento del mismo.
  • Llevar un control posterior de todos los ingresos y egresos de los fondos de los ayuntamientos nacionales.
  • Llevar un registro y control de los ingresos y egresos de todas las oficinas recaudadoras y no recaudadoras del Estado, entre otros.
Oficina Nacional de Presupuesto[8]
Esta entidad fue constituida por la Ley No. 1363 sobre Presupuesto de Ingresos y Ley de Gastos Públicos. También tiene como base legal la Ley No. 55 que denomina a la Dirección General de Presupuesto como Oficina Nacional de Presupuesto (ONAP) y la integra al Secretariado Técnico de la Presidencia. Podemos citar entre sus funciones básicas las siguientes:
  • Preparar los instructivos que se usarán en la formulación del anteproyecto de presupuesto de ingresos y ley de gastos públicos para instituciones del gobierno central, organismos descentralizados, autónomos y empresas públicas.
  • Realizar estimaciones de ingresos fiscales anualmente, verificando su comportamiento mensual para asegurar el financiamiento del presupuesto nacional.
  • Autorizar los gastos periódicos de los organismos del gobierno central, conforme a los presupuestos aprobados.
Oficina Nacional de Planificación[9]
Su base legal es la Ley No. 5788, que crea la junta nacional de planificación y coordinación. Sus principales funciones son:
  • Fomentar la preparación y ejecución de planes, proyectos y programas de desarrollo, de carácter sectorial, atendiendo a los lineamientos y objetivos contemplados en el Plan Nacional de Desarrollo.
  • Formular una política de desarrollo del medio ambiente, para conservar y proteger el mismo y los diferentes ecosistemas.
  • Proponer los elementos esenciales de una política social de inversiones públicas.
  • Cooperar con la Oficina Nacional de Presupuesto en la elaboración del proyecto de presupuesto y ley de gastos públicos.
Banco Central[10]
Fundado el 9 de Octubre de 1947, bajo el marco legal de la Ley No. 1528 en la que se establecen las responsabilidades y normas del funcionamiento del Banco Central de la República Dominicana. Entre sus principales atribuciones están:
  • Mantener el sistema monetario nacional con las garantías y limitaciones establecidas en la constitución.
  • Velar por el mantenimiento del valor interno de la moneda.
  • Promover la estabilidad y el desarrollo progresivo de la economía nacional.
  • Contrarrestar toda tendencia inflacionaria o deflacionaria perjudicial a los intereses permanentes de la nación.
La actividad bancaria debe estar en consonancia con el crecimiento y desarrollo de los países, por lo que la supervisión bancaria es de vital importancia dentro del sector financiero de cualquier país, para fortalecer y garantizar el sistema. La supervisión bancaria de estas instituciones en el siglo pasado se caracterizaron por la forma especial en que fueron autorizados a realizar dichas operaciones, así como la hibridez de sus operaciones pues a alguno de ellos se les otorgaban facultades para realizar actividades típicas de bancos emisores.
Superintendencia de Bancos[11]
Creado por la Ley General de Bancos No. 708.  Su finalidad principal es la aplicación y administración del régimen legal de los bancos bajo la dependencia de la Secretaría de Estado de Finanzas.
Mercado de Valores en la República Dominicana[12]
Establecido por la Ley No. 19-00. El mercado de valores comprende la oferta y la demanda de valores representativos de capital, créditos, deudas y productos, incluyendo los instrumentos derivados, ya sean valores o productos.
El mercado de valores es necesario para eficientizar la canalización de los recursos de forma tal, que propicie el financiamiento a largo plazo y se incremente la liquidez de la economía, para esto es necesario auspiciar el incremento de la oferta y la demanda de los artículos negociables.
Esta ley tiene por objeto promover y regular el mercado de valores, procurando un mercado organizado, eficiente y transparente que contribuya con el desarrollo económico y social del país.

Base legal de la Contabilidad en la República Dominicana
La Ley que crea la contabilidad en la República Dominicana. Es la No. 633, del 16 de junio de 1944, donde se refiere entre diversos asuntos que las investigaciones encargadas a los Contadores Públicos Autorizados deben versar en los siguientes puntos: aperturas de libros contables, certificación y análisis de estados financieros, estudios de balance, extractos de cuentas, entre otros.
La Ley de Exequátur No. 111, establece la necesidad de obtener esta condición para el ejercicio en el país de todas las profesiones que exijan títulos universitarios. Este exequátur en los profesionales de la contabilidad los habilita para certificar estados financieros o sea legítima la veracidad de las informaciones de dichos documentos.
La Ley No. 3892 crea la Dirección General de Contabilidad Gubernamental, con dependencia de la Secretaría de Estado de Finanzas, con el objetivo de que la administración pública logre mayor eficiencia en la gestión financiera del Estado, sin alterar su equilibrio.
La lucha por la promulgación de una ley de colegiación para los profesionales de la contabilidad es buscar básicamente la unificación de los diversos gremios y asociaciones existentes en el país en uno solo que vele y trabaje arduamente por el desempeño de rol y desarrollo de la contabilidad como profesión, actualizándola día a día conforme a los avances comerciales e industriales. Entre estos gremios citamos:
Instituto de Contadores Públicos Autorizados[13].
Creado por la Ley No. 633. Entre sus funciones están:
  • contribuir al adelanto de la contabilidad y propender al desarrollo de la profesión de contador publico autorizado.
  • Dictar normas obligatorias a sus asociados acerca de procedimientos de auditoria, principios de contabilidad, ética profesional, etc.
  • Promover la nacionalización del ejercicio de la contaduría pública en la República Dominicana.
Asociación Nacional de Contadores y Auditores del Sector Público. Funciones:
  • Estructurar a los profesionales de la contabilidad por áreas de especialidades en el sector público: auditores, contadores generales, contralores, gerentes financieros, etc.
  • Servir de entidad asesora y consultiva a los distintos poderes del Estado dominicano, en las áreas de las especialidades del profesional de la contaduría pública.
  • Organizar a los profesionales de la contaduría pública que presten servicios en cada una de las instituciones del Estado dominicano.
Instituto de Auditores Internos de la República  Dominicana[14].
Incorporada mediante el decreto presidencial No. 996, del 19 de Abril de 1983. Tiene como misión promover y desarrollar la profesión de la contaduría interna por medio de programas de educación continuada y actividades encaminadas a elevar el prestigio del auditor interno. Su principal objetivo es generar y administrar eficazmente los fondos necesarios para poder llevar a cabo el programa de trabajo y mantener el crecimiento sostenido del instituto.